jueves, 18 de diciembre de 2008

Señales (III)

Hace unas semanas me ofrecieron un trabajo en Sevilla. No lo veía claro. Tengo varios proyectos en marcha y no sabía si lo mejor era comprometerme con otro en lugar de avanzar los propios. Igual lo dejaba para otro momento y así seguía centrado en mis cosas. Igual no. Igual me venía bien retomar el contacto con mi tierra. Igual cogerse un vuelo todas las semanas a Sevilla era demasiado. Pero el dinero siempre viene bien, claro. Aunque me iba a quitar tiempo. Y había conocido a los futuros compañeros y daban buen rollo... Ya en el coche, volviendo a Barcelona y hablando de esto con un amigo, la decisión apareció ante mis ojos:


Y en esas ando. Gracias, LedTrailer.

Concentración Imposible

Entre el curro a distancia, el guión de la peli, el de la otra peli, los cortos, otros proyectos y, sobre todo, mi nueva tele LCD gigante, me he dado cuenta de que empiezo a pasar demasiadas horas en casa. No sólo creo que estoy cogiendo algún kilo de más, sino que, para más inri (madre mía, esto sí que tenía ganas de escribirlo algún día, "para más inri") no acabo de concentrarme: chequeo el mail, miro el facebook, luego el mail, el facebook, el mail, el mail otra vez, el facebook, el mail... todo así, en un bucle infinito que no podría parar ni un hijo concebido por Hulk y Belén Esteban.

Así que esta mañana cogí la bici -así me muevo, ja ja ja, adiós para siempre, michelos- y decidí ir a la biblioteca pública más cercana para concentrarme. Gran idea: intentar concentrarme en un sitio repleto de libros, películas y veinteañeras... Justamente, las tres cosas que me llevaría a una isla desierta y a todas mis mudanzas.

Y claro, fracasé.

Tardé una hora en irme. En ese tiempo, fui dos veces al baño, pasé veinte minutos en Internet y ojeé por encima el Manual Merck de Veterinaria... la 5ª edición... y porque la 6ª estaba en préstamo.

Puta merda.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Bancotel

El otro día, descubrí que la ¡¡¡crisis!!! afecta a TODOS los bancos:

No llegué a esa conclusión por no ver a nadie sentado, sino por esto:

Al mendigo sólo le faltó añadir: "Exterior, luminoso... y amplio, amplísimo patio".

martes, 16 de diciembre de 2008

Palanquear, también

Tengo tele nueva y ya estoy tonteando con la TDT. El otro día encontré Telecinco 2 que, como buena secuela, incluye algún momento estelar entre horas de basura. De pronto, uno de esos momentos atravesó mis pupilas, saqué el móvil... y empecé a grabar. El resultado es un vídeo que incluye (por casualidad) lo que me ha parecido el mejor momento de la televisión en años.

La solución: minuto 1:40-1:45.

...y perdón por la calidad, el móvil hizo lo que pudo.

video


domingo, 14 de diciembre de 2008

Su plemento, gracias


Suelo leer con fruición (siempre quise escribir esto, "fruición") los artículos de Javier Marías en ese suplemento dominical con título de onomatopeya de abrir latas y botellas con mucho gas: "EPS".

En el último número, este señor -que ojo, alguien se dará cuenta un día, es una risa, un mepartolacaja, un gag con patas- agradecía a los lectores la avalancha de sugerencias sobre la comprayventa de máquinas de escribir antiguas y luego lamentaba haber tenido que utilizar un ordenador por un día. Justo después, decía esto:

"El ordenador ha vuelto a no gustarme, lo siento; pero ya que lo tenía en mis manos durante unos días, aproveché para navegar un poco por Internet, por primera vez en mi vida o casi.
(...)
Lo que más me ha desagradado, sin embargo, son los llamados blogs y foros por algunos de los cuales me he dado un paseo.
(...)
Debe de haber mucha gente solitaria, o que aguanta la soledad -ese gran bien- pésimamente. Pero lo que más me ha desagradado es el frecuente tono insultantre de los comentarios y el veneno que a menudo destilan. Amparados en el anonimato cobarde de los llamados nicks, no hay asunto que no les merezca a unos cuantos blogueros toda suerte de improperios. No veo que se discuta ni argumente apenas, sino que más bien se lanzan denuestos y groserías como en las tabernas más zafias. Hay en este mundo, o eso parece, una desproporcionada cantidad de odiadores, o llámenlos negativistas, resentidos, amargados, venados.
(...)
No sé, pero asomarse a esa inmensa taberna que son los blogs y foros de Internet, en España, le hace tener a uno la sensación de vivir en una región ocultamente furibunda, en la que más vale no entrar, si es posible".

(El País Semanal, Domingo 14 de diciembre de 2008, nº 1.681, p.118)

Ea. Dicho queda.

jueves, 4 de diciembre de 2008

La tapa verde del sur


Pastel de espinacas del Bar Eslava de Sevilla.

Tan verde como exquisita.

En sevillano, ehjkissa.

Relator, 37

He estado unos días en Sevilla. Mientras paseaba con una amiga por la calle Feria, vimos esto:

Por si no os queda claro: es una tienda que traslada su domicilio habitual. De la esquina donde se encuentra ahora pasa a estar en otro sitio, un poco más a la derecha (de ahí la flecha, que son unos avispados) y que, exactamente, se sitúa en el número 37 de la calle Relator. Parece fácil.

Pero no.

Se ve que los que pusieron este cartel no estaban muy seguros de que se entendiera claramente el mensaje y, sobre todo, de que el letrero se viera desde cualquier punto cardinal, e hicieron esto:

Y por si acaso alguien no terminaba de verlo, o pensando en que nuestro grado de visión sólo alcanza a ver lo que está JUSTO delante de nuestros ojos y no alrededor, llegaron hasta esto:

Teniendo en cuenta que este collage supone un excesivo gasto de papel, tiempo y celofán -que no es un hoolligan del papel celo, sino el celo en sí-, quisiera dar un consejo a estas extraordinarias mentes del márketing:

Amigos creadores de este asco con forma de esquina:

Ya que estábais, si lo que queríais era indicar con claridad donde estaba el nuevo establecimiento -una tienda que, mirando otra vez la la foto anterior y leyendo el letrero naranja de la derecha, intentaba dedicarse a lo contrario de esto, a la "Belleza"- podíais haber puesto un plano. Y listo.

Pero.

Si lo que realmente queríais era llamar la atención y que vuestro mensaje lo viera todo el mundo, sin importar sus dimensiones -de ahí, supongo, que haya carteles arriba, abajo, a los lados (para altos, bajos, seres con visión estroboscópica)- podíais haber ido un poco más lejos y aseguraros de que toda Sevilla iba a enterarse del traslado. Y para eso, había una manera más sencilla y no hacían falta 500 DIN A4. Con uno bien grande, era suficiente.

Y ya puestos, si queríais que no sólo Sevilla, sino cualquier ser vivo de esta y otra galaxia supiera que vuestra maravillosa tienda desconocida para la humanidad se trasladaba, haber hecho esto:

Y listo, cracks.

martes, 2 de diciembre de 2008

Señales (II)

Cerca de mi casa, hay una obra en cuya fachada (perdón por escribir palabras como "cuya" en un post) se puede ver esto:

Si nos fijamos, veremos que hay una señal arrancada (arriba, a la derecha). Que esto ya es raro. Antes se arrancaban las señales para, básicamente, putear. Tú ibas mamado, cogías una señal de "stop" y la ponías en medio de la calle sin pararte a pensar que luego te la ibas a comer tú mismo con tu coche. Pero no sé de qué puede servir una señal sin una base de hierro firme que corte la carretera, a no ser que seas idiota y estés de cumpleaños. Pero no es esto lo que llamó mi atención, sino otra imagen. La de al lado:

Algunos despistados como yo se habrán preguntado: ¡¿pero qué mierdas significa este señor sin ojos?! Pues bien. Esta señal que más tarde he podido descubrir en más solares, significa lo siguiente: "Prohibido el paso a todo el personal ajeno a esta obra". Que tú dices, vale, si leo lo que pone abajo (eso mismo) sí lo pillo. Pero si no me hubiera dado por leerlo, podría haber entendido perfectamente esto: "Prohibido llevar visera, enseñar una mano negra gigante y tener una boca ovalada donde caben dos penes".

Pero bueno, seamos sinceros. Es cierto que leí el texto y que eso ayudó a aclarar algunas dudas. Pero no contento del todo, seguí cavilando hasta llegar a esta conclusión que me convence más:

Amigos, esta señal va más allá de prohibir el paso a simples transeúntes. Esta señal tiene un fin humanitario. Este dibujo podría acabar de una vez por todas con una de las mayores desdichas del pueblo hispanohablante. Detrás de este trazo fino realizado en punta 0.2 se esconde una de las mentes creadoras más solidarias de este siglo... Sí... Se ve que en este solar ocurría algo que desde hace décadas todos sufrimos. En este lugar se mantenía vivo ese chiste rápido, indómito e inmortal que se nos quedó grabado en la infancia y que, aún hoy, no conseguimos quitarnos de encima. Ese chiste que sólo los niños, los bebés, los auténticos seres puros de este mundo, no han llegado a conocer aún. Y antes de que esa tradición siga expandiéndose y arruinando las mentes en las que se sustenta nuestro futuro, hay alguien que ha querido ponerle fin con esto. Y es que todavía existen millones de acres donde si un señor dice "son las cinco", "perdón, las seis y cinco" o "¿una lata pa los cinco?", otro responde "por el culo te la hinco". Y esto, por fin, se va a acabar.

Esta señal dice "Prohibido decir cinco".

Y a tomar por culo el premio.

Ya era hora.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Siempre que vuelves a casa hay bichos en la cocina

Ya he vuelto.

Llevo semanas sin escribir y podría inventarme alguna excusa, pero eso ya lo ha hecho el Capo aquí y la genialidad no se plagia, se difunde con un hipervínculo, que mola mucho, es gratis y encima tiñe las letras de azul, pero os daré una explicación sorprendente. En concreto, ésta: ¿¿¿¿¡¡¡¡!!!!????.

Y ahora, sigamos.

El otro día fui con varios colegas, R incluido, a comprar las entradas para AC RAYO DC. No soy muy fan de este grupo, pero sí lo soy de la opción "ir con colegas a un concierto de AC RAYO DC sobre todo si es en otra ciudad potencialmente destruible", así que nos dimos el madrugón para hacer cola. Bueno, se lo dio uno que llegó a las 7, y el resto nos pusimos a su lado a eso de las 10.

Esperando, vi este cartel:


Nunca he ido a una fiesta Erasmus, pero ya sé porque dicen que allí se liga mucho. Lo pone aquí:

Si os fijáis bien, en letras blancas, abajo, pone: "hasta las 23 horas sólo pueden entrar chicas con Martini gratis". Y luego: "a partir de las 23 pueden entrar los chicos". O sea, que cuando llegan los tíos las niñas se han puesto de Martini hasta las cejas, lo que implica que el primer punto de la fase ligue ("si no sabes qué decir, emborráchala") ya lo hace la fiesta por ti. Y gratis. Pero sigamos:

No dicen si les pondrán el capítulo piloto, el vigésimocuarto o la basura aquélla que rodaron en París, pero seguro que lo proyectan ANTES de que lleguen los chicos. Así que a las niñas, antes de que den las 23 horas, las ponen a beber Martini mientras ven desfilar a cuatro tías que sólo quieren ligar y follar. O sea, ficticias. No sé si funcionará, pero por si acaso, tienen más alicientes:


Se ve que la perífrasis "camareros erasmus" excita mucho si eres morena, tienes unas gafas rojas y te acabas de lavar los dientes (véase la imagen) pero resulta que, si hacemos otra lectura, se podría pensar que "camareros erasmus" es un mensaje en clave que sólo conocen los guiris y que significa "chicas cachondas", de ahí el collage que acompaña el rótulo y que parece haber sido mangado de algún álbum del facebook. Yo me quedo con esta tesis, que cuadra bastante con lo que venían anunciando las otras fotos, y que parece apuntar a dónde se dirige toda esta diatriba.
............................................
(gran palabra, "diatriba")
............................................
Pero sigamos un poco más. Todo el mundo sabe que las chicas siempre van con una amiga que suele joder la noche. Sí, es esa tía que provoca frases como: "me tengo que ir porque está mi amiga mala", "me tengo que ir porque mi amiga está enfadada" o "me tengo que ir porque mi amiga es mi amiga, tío, seguro que lo comprendes, tío". Y tú no lo comprendes... Hasta que llega un día que ves el cartel de una fiesta Erasmus y te da la solución. Porque si eres chica y vas a ir a la fiesta sola, y después de veintisiete martinis gratis, ver los fluidos chorreantes de Samantha apagando el humo de las alcantarillas de Nueva York y descubrir que los "camareros erasmus" son tías, después de todo eso, no conoces a ningún tío que te mole al entrar las bestias, tienes una solución. Porque la fiesta también te lleva esas amigas que te ayudan a escapar. Hasta ahora, los tíos no teníamos sus nombres. Eran desconocidas a las que te presentabas y nunca te quedabas con su nombre porque siempre estabas pensando en "la otra". Pero aquí las tenemos. Son éstas:

Sí, amigos, se las anuncian por si acaso. Por si acaso un holandés con la cara roja y con sombrero mexicano no es su tipo... que puede pasar, en la vida hay personas a las que no le va este perfil humano, es curioso. Y si eso ocurre, Gabriella Macaluso se pone a su lado y le da la escapatoria.

A mí me quedó claro y no fui. Además, nunca iría a un lugar con mujeres que se apelliden Claaben, Mulé, Macaluso o Sage... No sé, me da mal rollo.

Y dicho sea de paso, tampoco pillamos las entradas para AC RAYO DC. Bueno, sólo las consiguió el único que se las merecía: el que llegó a las 7. El resto nos quedamos sin ellas después de dos horas de espera, desde las 10 que abrió la tienda hasta las 12. Durante ese tiempo, nos dijeron que el sistema estaba bloqueado. Minutos más tarde, descubrimos que lo habían bloqueado los empleados de la Fnac, que estuvieron dos horas sacándose entradas para ellos... Y yo mirando cartelitos... olé sus huevos.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Señales (I)


Ya comenté aquí mi adicción al número 7.

Ahora estoy escribiendo una peli con un amigo que le pasa lo mismo con otro número: el 17.

Resulta que hemos tenido suerte -aparte de habernos partido los cuernos como unos cabrones, lo que pasa es que eso nunca se ve, laostia- y nos han dado la ayuda del Ministerio de Cultura para escribirla, lo que significa "dinero=tiempo" para dedicarnos a lo que más nos gusta: procastinar.

Como los dos somos unos tipos de esos que ven en todas partes señales y mierdas, flipé bastante con lo siguiente... El día que fui a entregar los papeles para recibir la subvención -una ayuda que nos dará para comer, beber y vaguear unos meses- me dieron, para acceder al lugar, esta tarjeta de visita (ojo al número):



No sé si es una señal, pero la verdad es ésta... Gente, había 9999 posibilidades de que el número fuera otro. ¿Esto significa que la película será mejor? Ni de coña. ¿Que gracias a esta coincidencia del destino y el azar nuestro guión está destinado a saborear las mieles del más rotundo éxito? Ni por asomo. Pero sí que ayuda, porque si no sabes qué escribir y ves que es día 7, cuentas esto.

Y ya.

jueves, 6 de noviembre de 2008

TestYculoS


Siguiendo con la línea escatológica y suicida iniciada en el último post, vamos ahora con un juego.

Se llama TestYculoS y la pregunta de hoy es la siguiente:

"¿Qué es esto?"



a) los labios de michael jackson
b) los labios de la Duquesa de Alba
c) los labios de la Duquesa de Alba en horizontal
d) un apretón sobrehumano (para entender esta opción, véase en vertical).



Y la respuesta correcta es...

...

...

¡¡La D!!

martes, 4 de noviembre de 2008

Cortamiel*

* cortamiel: en guionismo, brotes cómicos que aligeran momentos (o posts) excesivamente trágicos, sobradamente cursis o que, simplemente, ayudan a elevar una audiencia de mierda.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Gente que conozco y quiero (IV)

Ro es Ro, y eso es así.

Es de esas chicas que te gustan desde el principio.

Porque sí, Ro es preciosa, pero tiene un don: siempre se le olvida.

Ahora que estoy de mudanza, sigo encontrando cosas de ella, y eso que me dejó hace ya unostresoquizáscuatro años. Cosas como su bata de Women’s secret, que aún me pongo porque es la única bata de mujer de franela gris. Cosas como el diario que escribíamos juntos –nos turnamos, ¿vale? yo ya he escrito, ahora te toca a ti, y qué pongo, lo que quieras, pues entonces a ti, ¿no?-, cosas como la colección de estrellas que un día me regaló y que duerme encima mía desde hace cuatro ciudades, cosas como las postales que nunca escribimos, cosas como su recuerdo, dividido en tantísimas cajas sin dueño.

Ro no come queso, ningún tipo de queso –¡el de las pizzas sí! ¿y el de la pizza sólo? sólo no me gusta, pues entonces no vale-, es lenta hasta diciendo “hola” –dice holaaa, así, con muchas aes- y por eso siempre discutíamos para ir al cine –que no llegamos, que sí llegamos, pues venga, no me metas prisa, pues voy bajando, eso, vete anda y déjame tranquila, pues te espero, pero venga, date prisa, que no me metas prisa, vale, pues bajo-, a veces te coge el teléfono aunque esté en el baño –qué haces, caca, ostia ro, cuelgo- y si no desayuna segundos después de levantarse es capaz de destruir el planeta.

Y siempre, siempre, está ahí.

El otro día me llamó para decirme eso –tengo que decirte una cosa, ¿el qué? (y este ¿el qué? lo preguntas sabiendo lo que viene, esperando que lo diga y deseando oírlo de una maldita vez y sin querer adivinarlo porque la noticia es suya, es su momento, y no lo quieres arruinar como esa vez hace unostresocuatroaños que te dijo lo mismo, eso de tengo que decirte una cosa, que tú le dijiste: Que estás con E, y ella que se sonroja un poco y te pregunta cómo lo sabes, y tú le dices eso de no sé, Ro, te leo, siempre te leo- ¿el qué? Y ella: pueeeees –así, con muchas es- queeeeee –¡dilo ya, Ro, dilo ya!- que estoy embarazada.

Y la escuchas. Así, feliz, radiante, perfecta, en su sitio, siempre, siempre en su sitio. Y quieres gastarle una broma –¿entonces, eso significa que ya no volvemos?- pero no te atreves porque sabes, sientes, que es su momento, SU momento, y sólo existe ella, y tú para ella, y te callas para escuchar su risa, esa risa de valentíaymiedoalavez, esa risa de niñapequeñaymujerydentrodenadamadre que tanto te encanta. Y luego te dice eso de:

“me alegro de compartir esto contigo”

Y te callas, porque no eres capaz de comprender –está con otro, no está contigo, se ha ido, y no- que a ti te pasa exactamente lo mismo –y yo que lo compartas, Ro, y yo que lo compartas- porque te pasa, vaya si te pasa. Y te sientes liberado porque descubres que aquella chica que te salvó una vez es completamente feliz, ahora. Y tú con ella sin ella. Porque se lo merece, lo necesita, y tú también, a pesar de que todavía no entiendes por qué es tan lenta para todo y no es capaz de coger lo mejor de la pizza y compartir–si es lo mismo, que no, que así no, que sólo me gusta en la pizza- un pan con queso perfecto.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Cri$i$

Hay gente que lleva demasiado dinero encima...

...y esto demuestra lo que dije aquí, que la crisis es como la ducha de Maruja Torres: no existe.

pd: un día después de publicar esto, he descubierto que pocos entienden el chiste basura con el que he terminado el post. La explicación a esta calamidad, se encuentra aquí.

martes, 28 de octubre de 2008

Kathavinos

Mi amiga T acaba de terminar un curso de Kathakali. Según he leído por ahí, el kathakali "es una de las formas teatrales más antiguas del mundo (...) un complicado lenguaje de textos a través del cual el personaje cuenta situaciones, historias..." Bien. Pues todo eso es mentira, mierda, basura literaria. He indagado un poco más allá y he descubierto que Kathakali no viene de katha (historia) y kali (jugar), como dicen estos señores, sino de Catar (Beber) y Cáliz (Copa de Vino). Por tanto, ser un crack del kathakali es tener una capacidad espectacular para ponerse ciego. Y si no, veamos la figura de abajo, donde vemos a un maestro de kathakali demostrando que, dominando este baile indio, uno puede cebarse de cubatas y ser capaz de superar, con brillantez, un clásico en los controles de alcoholemia:


...el que ya se ha apuntado a este curso es Farruquito.

lunes, 27 de octubre de 2008

Mis zapatos son la polla

...en un escaparate de Barcelona, sin explicación ninguna.

domingo, 26 de octubre de 2008

Sevillamicasateléfono

Estos días estoy en Sevilla, esa ciudad que no tiene un color especial sino la cerveza mejor tirada de España. Y por eso no estoy publicando nada. Porque estar en Sevilla significa estar otra vez en mi casa -que hace unos años dejó de ser "mi casa"-, en mi ciudad -que tampoco es ya "mi ciudad"-, y con mi gente que -esto sí- siempre lo seguirá siendo -lo que no quita que haya más "migente" repartida por cada vez más rincones del planeta-, unos seres a los que, estos días, me toca dedicarme casi en exclusiva.

Lo que sí necesitaba contar es que el día que llegué a Sevilla había dos tontos más en la ciudad: uno de ellos, claro, era yo. Y el otro era el rey (escribo rey en minúscula porque, como dice un amigo mío, "no entiendo por qué hay que poner rey en mayúscula y señora de la limpieza en minúscula", ole) .

Como Sevilla es como es, al señor monarca le llevaron de excursión. Y como el tipo es lelo, pero los sevillanos no, lo primero que le enseñaron es una iglesia. Y lo segundo, una fábrica de cerveza. En realidad, es perfecto, ya que Sevilla, como nos han enseñado desde chicos, es eso: iglesias y cerveza.

-¿Qué le parece, majestad?
-Es para mí un orgullo y satisfacción comulgar con Cruzcampo.

Pero menos mal que en esta ciudad de trajes azules y corbatas planchadas, frases como "elABCeselmejorperiódicodesevilla", terratenientes de cocaína y postín, señores y señoras clasistas de "dóndevaeseasíyenssimaenbiciquevaamatarse", bigotes recortaos, mantones de manila "miraniñaunacositaquemehecomprao", tipos falsos y resabiaos, colegios de curas, monjas pasteleras, misas de doce, de una y de ocho, gomina a puñaos y políticos de feria, quedan otras cosas.

Otras cosas como la Alameda, Triana, la gente güena "quelahayymucha", las mejores tapas del mundo, la luz más poderosa de España, plazas para sentarse y titubear, Cádiz a una hora, la calle San Luis, el Pumarejo, una tapita de caracoles "mejorunatarrinaamedias", el Parque de María Luisa, ensaladillas perfectas, el Teatro Central, el cine Avenida, la salmuera... Y, sobre todo, los amigos... esos amigos. Unos tipos que, aunque lleves siete meses sin verlos, vuelven a recibirte con eso que nunca tendrán las iglesias, las fábricas y los reyes... Unos abrazos que, al envolverte, te hacen otra vez más chico. Y te recuerdan que hace unos años no dejaste esta ciudad porque sí, sino porque sabías que, tarde o temprano, ibas a necesitar echarla de menos.

Y ahora voy a llamar a alguien... Porque lo mejor de estar en casa -aparte de ver capítulos de "The Wire" en un plasma gigantesco- es que estos días, el teléfono, lo vuelven a pagar mis padres.

pd: "amigos", claro está, también sois vosotras (qué cursi, esto).

martes, 14 de octubre de 2008

Fantasmas

El otro día fui a cenar con el Guionista Sound y la Mujer de los Zapatos Únicos. Nos vimos en Correos y quedamos con unos amigos suyos mexicanos. Lo más raro de la noche no fue el increíble acontecimiento que supuso llegar a estar diez segundos sin escuchar la frase "qué chido", sino que, volviendo a casa, paseando por el puerto de Barcelona, nos quedamos clavados y erectos cual miembro de Nacho Vidal al ver esta hazaña:


Al principio, me alegré y di patéticos saltos de emoción. ¡Dios! ¿Eso iba en serio? ¿Iba a ver en directo a Bill Murray, Dan Aykroid, Harold Ramis y al cazafantasmas negro persiguiendo mocos verdes por Las Ramblas? ¿Estaba a punto de ver a Sigourney Weaver trepando por la fachada de La Casa Balló mientras escupía trozos de pà amb tumaque? ¿Por fin los barceloneses y barcelonesas se echarían a la calle para vitorear a una estatua de Colón movida por mucosidades blaugranas?

Tras mi desmedida euforia, me vine abajo y comprendí. No... no se trataba de una película de ficción. La realidad me estaba ostiando en toda la cara para decirme algo. Era un mensaje claro, sencillo... Perfecto: que en Barcelona, como en todas partes, hay muchísima gente espectacular, y otra tanta que lo único que tiene es palabrería barata y "pose". Pero en esta ciudad organizada al milímetro, dominada por guiris de todos los pelajes -gran palabra ésta, pelaje-, peajes cada dos metros, carriles "nopasesde80" y terrazas "losientominenecerramosalasonce", parece que han encontrado la fórmula para perseguir -también- a los que, como yo, son sólo unos meros, patéticos, formidables fantasmas.

Mitad boñiga, mitad boniato


Gente que conozco y quiero (III)


Tron es un perro. Y además de vago, un can perfecto. Mi amigo R cuida de él desde hace años. O bueno, eso dice él. Su familia y sus amigos sabemos que es Tron quien cuida de R. Y no al revés.

Lo curioso de R y Tron es que no se separan nunca. Son un lote. Son como el detergente de la lavadora y el tapón medidor. Es más, podríamos decir que son los primeros siameses de la historia de la humanidad que tienen madres y razas diferentes. Están tan unidos que en el buzón de su casa anterior, se leía: “R y Tron, 4ºB”. En ese buzón, R recibía publicidad y las postales que le mandaban algunos colegas, mientras que era Tron el que tenía domiciliadas las facturas de la luz, del gas, teléfono móvil, el fijo... La jugada les salió perfecta. Tron se ha declarado insolvente.

Con el paso del tiempo, R y Tron se han convertido en un extraño caso de osmosis... Sí. Estos dos pacíficos seres se han apretado tanto que son capaces de sentir siempre al otro, aunque no estén juntos. O sea, son como Elliot y ET, pero con carnet del Betis. Si R cae enfermo, Tron lo percibe y compra Ilvico. Si R ve una flor marchita, R sabe que Tron está perforando al terrier del vecino.

Buscando nuevas aventuras, nuevas compañías y, sobre todo, un alquiler más barato, R y Tron se han ido a vivir con Míster Rabbit y Lola, una perra, que no es una amiga hija de puta, sino una perra de verdad.

(A partir de ahora, y sólo en este post, las palabras “perro” y “perra” serán utilizadas como sustantivos, no como adjetivos. Así evitaremo alargar este chiste que merece el calificativo de "basura". Ejemplo: Lola es una perra: sustantivo. Ana Rosa Quintana es una perra: adjetivo).

Todavía no he podido ir a visitarles y claro, aún no sé si en el buzón de su nuevo hogar puede leerse ya: “R, Míster Rabbit, Tron y Lola, 2º B”. Aun así, seguro que ya han vivido escenas así:
----------------------------------------------------------------------
INT. NOCHE. COCINA
R llega de trabajar y se encuentra con Tron y Lola.
TRON: Pienso, luego pisto.
R: No, Tron... Es "pienso, luego existo"
LOLA: No, idiota, te ha dicho la cena. Primero pienso, y luego pisto.
----------------------------------------------------------------------
INT. MAÑANA. SALÓN
MR RABBIT despierta y se encuentra con Tron y Lola jugando a la play.
MR RABBIT: ¿¡¡Cuántas horas lleváis!!? Vais a joder los mandos...
TRON: ¡Guau!
MR RABBIT: No te hagas el longui, que hablas perfectamente.
TRON: No, si era un "guau" exclamativo, en plan"¡ostia, lo que ha hecho la Lola!". Es que se ha hecho el Fifa nuevo sin mirar, la tía.
LOLA: Sin mirar no, mirándote a ti, tontotrón.
TRON: Tía, eres brutal. Ponte el Singstar, anda... (a MR RABBIT) ¿Te subes una birra?
----------------------------------------------------------------------

Dicen que ser un “perro verde” es, digámoslo así, ser un tío raro. Sin ningún tipo de humildad y con una fe absolutamente ciega en mis principios, considero que ser un tipo raro y, al mismo tiempo, verde, es un privilegio del que sólo disfrutamos unos pocos que conformamos lo que suele denominarse “cuerpo de élite”.

De todas formas, Tron no es un perro verde, ni blanco con alas como el de Atreyu, ni con cara de imbécil como Pluto. Desde que vio a R, Tron fue y será siempre un perro azul... Y esto no significa que tenga sangre azul ni mierdas así, porque Tron es el único perro ácrata de la historia... No. Tron es azul porque R siempre ha sido azul... Y la osmosis, entre siameses, funciona de la hostia.

domingo, 12 de octubre de 2008

Trenescatología

El tren que une Getafe con Atocha tarda como un corto de Erice, demasiado. Esto es, el tiempo suficiente para que te entren ganas de hacer tus necesidades, al menos, siete veces durante el viaje. Como es un tren de cercanías, "rodalies" en catalán, "gratis" en andaluz, no tiene baño. Por si no aguantas más, los señores de Renfe, que son muy listos, han puesto este cartel explicativo:


Exacto. Este tren es como un váter de IKEA, pero a lo bestia.

martes, 7 de octubre de 2008

Y entonces, vino Coppola

Han dicho en un informativo, ese programa de sucesos donde también dan deportes, que cultivar vino es una buena salida a la crisis. Debe ser verdad, porque en el banco de mi barrio hay unos tipos que lo cultivan en tetrabrik y llevan la crisis con un color rojito así como muy espectacular.

Otro día hablo de esta crisis que, dígamoslo ya: NO EXISTE, pero esto me ha hecho recordar una cosa. Hace varias semanas, Francis Ford Coppola, un famoso cultivador de vinos que se dedica a montar "El Padrino" una y otra vez mientras se arruina haciendo películas que son basura, ya explicaba el porqué de esta noticia para snobs moñas. Mientras amenazaba con "Tetro", un film que mezcla dos juegos, el Tetris y el Teto, Coppola afirmaba lo siguiente (EL PAÍS, 17 de septiembre de 2008, pág. 40):

La crisis "afectará a Hollywood, pero a mí no. Cuanto peor van las cosas, más vino bebe la gente".

Olé tus cojones, Coppola.

Viva la poesía y, de paso, follar

Mi amiga M -otro día os hablo de ella- me ha mandado el texto de abajo. Lo dice un señor llamado Cortázar, al que todos conoceréis por inventar la fórmula de "Elige tu propia aventura" en "Rayuela" (libro que me han regalado varias veces y que aún no he leído porque no sé por dónde empezar):

“Creo que el verde se relaciona más bien con el erotismo en sí, en general con cualquier forma de erotismo ¿Por qué? Para mí eso es muy personal. Un clímax final erótico es siempre verde. Que tenga yo los ojos abiertos o cerrados en una situación erótica extrema, lo que técnicamente se llama el orgasmo, yo vivo verde, yo veo verde, yo soy verde, todo es verde, todo es verde. Es una especie de –yo creo que en eso Jung también tendría algo que decir- vuelta al mar, es una especie de gran ola verde.”

Pues eso... Que no se puede decir mejor...
Putos poetas, qué cachondos están. Les pone hasta el blandiblú.

domingo, 5 de octubre de 2008

Un SMS en vasco

Cagoeneltxacolí, pues si la Mari no tiene móvil, no pasa nada la hostia... Para eso tenemos letras, piedras y uñas.

Gente que conozco y quiero (II)

Yo no tengo hermana, por eso tenía que conocer a "La Chorla".

"La Chorla" habla sin parar. Habla hasta cuando está callada. Y a veces dice cosas como "a veces me canso de mí misma", que es una de esas frases que te quedas pensando un rato y no pillas...

Hasta que lo pillas... Y te resulta extraño que "La Chorla" diga eso. Porque "La Chorla" es como yo: es fan del número 7, los bares de Lavapiés, Muchachada Nui -¡¡Nuí!!- enamorarse hasta las trancas y beber cervezas hasta parar el mundo. Pero "La Chorla" está mu loca. Y tiene un don.

"La Chorla" tiene el don de ser ella misma sin importarle lo que los demás piensen de ella.

Esto parece que es algo que tiene mucha gente, que es una tontería, un cliché más trillado que acabar una peli subiendo la cámara al cielo... Pero yo creo que casi nadie es así. O sea... "asín".

La última felicitación de mi cumple ha sido de ella, diez minutos antes de las cero horas.
-La última llamada antes de que acabe el día...
-Tía, ¿estás dormida, no?

Horas antes, me había cantado medio borracha "cumpleaños feliz" rodeada por "El Lupas" y "La Calambre" (otro día hablaré de estos seres de la noche)... Y siempre me ha parecido deleznable que te canten cumpleañosfeliz, hasta que te lo balbucean por teléfono a casi 600 km de distancia.

Cosas así hacen que te plantees si mereció la pena abandonar Lavapiés... Pero sí, lo mereció. Y no sólo por el trabajo, la gente... También por la ciudad, por la Barceloneta, la waikiki, las primeras palabras en catalán -bon día, adeu, deu ni dó, molt be, poc a poc, qué fem?, bon cap de semana...- el Medi y el 37 grados, la plaza del Tripi, bajar en bici -y caerte dos veces- el Paseo de Gracia, el antikaraoke del Sidecar, los locos del Cruma y los pakis de "cerveza güan biar, muy fría amigo".

Por esto y diecisiete mil cosas más, mereció la pena venir aquí, aun dejando lejos a mi hermana.
Porque ahora, "La Chorla" tiene su segunda casa en Barcelona.
Y yo tengo un ático, piso 7, en pleno centro de Madrid.

Y, de pronto, cumples 32


Paul Newman mis cojones

La frase no es mía. Es del brillante gurú de las palabras y maestro webmaster de pajasmentales.

La escribió proponiendo frases para camisetas a raíz de un brillante meme de un señor llamado rubiaguru, que además relaga un i-Phone por esto. Alentado por el i-Phone, mi salud mental y por la pura necesidad de hacer algo porque la tele en domingo es basura, propongo varias más:






Y como es un meme (una cosa que rula de blog en blog) propongo que sigan esta senda:

-Marcos Mas
-Tatiana Garland
-Yo soy la Chumi

Pues eso.

jueves, 2 de octubre de 2008

Rollorch WC Bush

Paso de criticar a Bush. Ya me suena a antiguo, cero fashion y absolutamente sobrevalorado. Pero ayer me asaltó un señor argentino sin dientes. Y el tipo lo hizo de la siguiente manera:

-Che, ¿tenés un momento? ¿me dais un minuto de vuestra atención? Estamos haciendo royyyyos -así lo dijo, con todas esas "y" griegas y sin elles- de váter con la cara de Bush.

Mi atención la captó al momento, era una idea brillante. Sin embargo, mi desilusión fue magna cuando el tipo me enseñó esto:

Sí, se supone que es la cara de Bush, aunque podría ser la de cualquier ser sin ojos.

Tras un minuto contando por qué están haciendo tan memorable y fallida campaña -según este señor, el váter parece ser "un gran monumento a la concentración", lo que me hizo pensar que quizás ha visto menos urinarios que pasta de dientes con flúor- le pregunté quién era el genio caricaturesco que había diseñado este extraño e iluminado rostro.

-Oye... viste... quisimos que tuviera orejas grandes... lo conseguimos. Quisimos que tuviera un mentón pronunciado, lo conseguimos... Quisimos que tuviera los ojos pequeños, pero eso no lo conseguimos.
-No lo conseguísteis porque los ojos se os olvidaron, ¿no?

Aun así, lo compré, en parte porque estaba envuelto en papel transparente, lo que me pareció muy higiénico, y en parte por compartirlo con alguien a través de este post, ya que ese dibujo es, cómo decirlo, mierda. Bueno, por eso, y porque luego me dijo que el siguiente paso era fabuloso:

-Con la plata que saquemos, vamos a hacer 100.000 condones contra el Papa Ratzinger. La mitad para África, la mitad para acá.

Siempre apostaré por los condones gratis. Y aunque no me quedó claro si la cara del Papa irá en el envoltorio del preservativo o en la puntita de la goma -idea altamente perniciosa- me gustó el plan que había trazado porque seguía una tendencia establecida en el orden natural de las cosas: primero vives la soledad del papel higiénico... hasta que acabas robándole los condones al Padre.

martes, 30 de septiembre de 2008

Los niños de Charlot

Las dos próximas semanas las pasaré en un campamento de cine para chavales. La iniciativa es de un buen amigo y brillante guionista y, si va como esperamos, los chicos aprenderán algo más sobre el cine y, por la misma razón, sobre ellos mismos. Ya una vez hice algo parecido en un colegio de los buenos, de los listos, de esos sin catequesis... Y sí. Que aquél era un buen colegio se notaba por cómo eran los niños: alegres, despiertos, vivos... Yo tuve la suerte de trabajar con ellos. Y el resultado fue esto:

(Que conste que no lo cuelgo aquí para apaciguar mi ego, sino para que todos podáis disfrutar de lo que podríamos considerar ya una de las 100 obras maestras de la cinematografía mundial)

lunes, 29 de septiembre de 2008

Un paro de la hostia

Hace dos semanas me quedé en el paro. Suelo pensar en positivo, así que pensé que era lo mejor que me podía pasar en este momento… Pues bien, ni de coña... Y no por dejar de trabajar. Este parón me encanta, me viene bien, lo necesitaba... Pero también me está matando -literalmente- poco a poco... Lo explico:

La noche que acabé el contrato la pasé comiendo asfalto. Había salido con los colegas a celebrarlo, a despedirnos y tal. La cena fue, cómo decir, estupenda. La compañía, sin duda, por qué negarlo, inigualable. Las risas fueron tantas y tan bellas que embriagaron la taberna de felicidad… Pero luego, volviendo a mi casa, feliz, radiante y algo borracho, me di dos hostias con la bici… Sí, dos.

Pero éste sólo fue el principio del desastre que sobrevenía...

Días después, fui a Madrid. Unos amigos que se alegraban de tenerme por allí de nuevo me invitaron a jugar un partido de fútbol. Yo, encantado. Me sentí como volviendo a casa... A mitad del encuentro, a punto de marcar, me caí y me jodí el dedo. La pelota entró… Y el tendón se salió.

No le di mucha importancia… Me equivoqué.

Una semana después, en Sevilla, pasé por el hospital porque el dedo no se ponía bien. Allí, un señor con bata me dijo que había que operar. El resultado es esto:


En resumen: hilos de metal cosidos con botones y una buena temporada sin tocar la guitarra y, bueno, sin tocar más cosas. Encima la izquierda, la que da un placer especial...

Aun así, me dije que era la oportunidad de centrarme en otras cosas, de invertir todo el tiempo que perdía tocando mi Godin plateada para volcarme de una vez en mi peli y adelantar el guión.

Emocionado, me fui al Festival de Cine de San Sebastián. Era el sitio perfecto para un manco como yo. Sólo había que sentarse a ver pelis y para comer pintxos sólo se necesita una mano.

Allí, no tardé más de una hora en convertirme en "El del dedo". Pero no me importó, es más, me gustó. Llamaba la atención y la gente me acogía con cariño, era un lisiado simpático. Las señoras mayores me reservaban asientos delante del cine porque me veían como un inválido incapaz de sobrevivir sin ellas. Y tenían razón.

Lo que era incapaz de saber entonces es que el último día de la Zinemaldia, dirigiéndome a la gala de clausura engalanado y con una chaqueta impoluta, me pegué un hostión al resbalarme aquí:


Inmediatamente, sin poder moverme, me di cuenta de que me había jodido la rodilla y el codo.

Aun así, fui a la gala, decidido, manco y cojo. Al acabar, aproveché que quedaban un par de horas para la gran fiesta final y cogí un taxi al hospital para una radiografía... Precio del taxi: 8 euros.

En el hospital me pidieron el DNI. No lo tenía encima y la acreditación del festival con mi foto, mi nombre y una tarjeta de crédito sin firmar no eran suficientes para aclarar que yo era el capullo que buscaban. Así que tuve que llamar a un taxi de nuevo, un taxi que me llevó a casa y luego al hospital y que me costó un total de 17 euros. Sin hacer nada, ya me había gastado un total de 25 euros. Aúpa.

Lo mejor fue que, de vuelta al hospital y tras convencer al recepcionista de que mi problema no era el dedo, otro señor con bata me dijo que no me iban a hacer una radiografía ni de coña, que si me podía mover como un pato no estaba tan mal, que me fuera a mi casa. Pero no me fui a casa, claro, sino que fui directo la fiesta, pero esta vez en autobús. Precio total por nada: 26,10 euros.

Al día siguiente, volviendo a Barcelona, en el tren nocturno, a eso de las tres de la mañana, en un compartimento lleno de gente de diferentes tamaños y nacionalidades, una mochila se cayó de lo alto del maletero. Como la mochila no sabía bien donde caerse, y aprovechando que yo dormía con la pata estirada, la mochila fue a parar justo en la rodilla que me reventé la noche anterior.

No fue grave, pero lo vi claro. Era la señal definitiva.

Ya estoy en mi casa de Barcelona. Más tranquilo, pero con pánico a salir.

Esta maldición empezó justo al acabar el curro. Y hasta que no vuelva a trabajar seguirá. Menos mal que el fin de semana que viene tengo trabajo en Madrid, aunque sea por unos días, porque de lo contrario, creo que a este paso no llego a noviembre. Aun así, todavía es lunes. Yo empiezo el jueves… Hasta entonces, me quedaré encerrado entre estas cuatro paredes pendiente de que, durante los cuatro días que me quedan adherido al Inem, a mi vecina no le reviente el butano.

Gags de carretera (I)


miércoles, 17 de septiembre de 2008

A Terrassa, por favor

Ayer acompañé a Marcos a un bolo en Terrassa. Terrasa es un pueblo que está a pocos kilómetros de Barcelona. Nosotros hemos tardado una hora, 174 rotondas y dos peajes... Llamadnos "GPS".

Una de las cosas que más nos ayudaron a llegar al sitio fue esta indicación de un vecino:

Perdone, ¿para la rambla?
Tira todo palante, sortea lo que puedas y prueba.

...y llegamos.

Cinco contra uno

Este fin de semana me voy al pueblo del queso fuerte, Cabra.
Para el que no lo sepa, Cabra está en Córdoba y voy para allá porque ¡¡nos han dado un premio!!

Sí, amigos. Estoy más feliz que Fernández de la Vega en "Cambio Radical". Y además, nos invitan a paella y aprovecharé para acercarme a mi ciudad, para pasar unos días con mi gente, volviendo a recordar que aún existen sitios en este país donde te puedes tomarte una cerveza por un euro.

¿Que por qué nos han dado un premio?
Es verdad. Por esto:

martes, 16 de septiembre de 2008

Hablando de...

Os presento a mi amigo Alí, el camarero más eficiente de Barcelona:

¿No os recuerda a alguien?

(...)

Venga, en serio... ¿no?

(...)

Bueno, una pista:


Ya sí, ¿no?

(...)

¿Tampoco?

(...)

¿Pero es que no tenéis infancia?



Una TIA en Correos

Cosas que pasan.

Esta tarde tenía que enviar un correo urgente. Primero fui a MRW. Allí me dijeron que en MRW no podían enviar nada a un Apartado de Correos. Se ve que la palabra "enviar" y "correos" no la han linkado aún. Así que pregunté:

Oye, ¿sabéis si Correos abre por la tarde?
Yo creo que no.

Pues sí abre, MRW, que me acerqué. Pero ojo a los listos. Esto no significa que la próxima vez que una chica os diga que no se abre, al final se abra. Eso es otra cosa. No empecemos a mezclar las cosas.

Tras el chiste fácil y burdo, sigo.

Llego a Correos con mi pequeño paquete bajo el brazo, feliz porque sólo tenía que esperar diez turnos, y alicaído porque no había ninguna chica guapa alrededor... cuando vislumbré este cartel:

Me acerqué un poco y leí esto:


Yo no sabía qué hacía ese cartel allí, en un sitio que cierra los fines de semana y donde la única seguridad que te dan es que "alomejor" llega lo que mandas "un día de éstos". Pero pronto lo entendí. Porque allí estaba este señor:

Sí, amigos, es Benito Pocino, más conocido como Mortadelo. Este señor es funcionario de Correos cuando no está salvando el mundo. Ahora sí, todo cuadraba. Mi objetivo era conseguir la foto de Mortadelo al lado de la imagen anterior. Iba a ser algo maravilloso. Sería una imagen publicitaria espectacular para este blog y un "smsconfoto" de esos de petarlo... Mi objetivo era hablar con él.

Al principio no sabía cómo entrarle. Pero lo puso fácil.

Mortadelo, aunque ya lo suponéis todos, es un ligón. Había salido un momento de su oficina, y lo encontré hablando con dos chicas guiris explicándoles cómo se sacaba un sobre de una máquina. Por alguna extraña razón, a una de ellas la llamaba "Blancanieves". La chica no entendía nada, así que Benito intentaba traducir al inglés la palabra "Blancanieves" señalando su hombro izquierdo y diciendo "güaits"... Exacto. Benito señalaba su hombro izquierdo porque la nieve era su caspa.

Me adentré en la situación con ánimo simpático y solté en un inglés patético: "Esnouguait. Diles Esnouguait". "Esnúwit?", me espetó. Sin darnos cuenta, las chicas habían desaparecido habiendo dejado una nube de polvo en el aire.

Total, que empezamos a hablar y Benito me preguntó de forma bastante gratuita si yo sabía lo que Edu Soto alias "El Neng" había ganado con Mortadelo y Filemón 2. Le dije que no. Y luego me explicó que él había pedido XXX euros, pero que dijo que no había prisa en que se lo pagaran todo de golpe. Que podían pagarle durante varios años sucesivos. La productora, claro, se negó.

Pero amigos, Benito Pocino es un ser superior, una raza que se ha adelantado al ser humano, así que aprovechó aquel momento para decir que no se arrepentía, que estaba feliz, y que un señor que estaba detrás nuestra se parecía mucho a Santiago Segura. Así que me pidió el móvil.

Intentó hacerle una foto sin que no le vieran y salió esto:


Se supone que es el señor de la camiseta negra. Pero Benito volvió a intentarlo. Y salió esto:


A continuación, me dijo que tenía que comprarme un móvil mejor. Y aprender a hacer fotos al revés. Luego me enseñó su móvil, uno chino y con disco duro. Y volvió a meterse en su oficina.

Y Benito desapareció, pero no sin antes clavar sus pupilas en una rubia que salía del edificio. Y como sabéis, cuando Mortadelo clava sus pupilas en algo, antes siempre llegan su fosas nasales.

Nos hemos dado los teléfonos y hemos quedado para vernos. Espero que rodemos algo juntos. Si algo me ha quedado claro de esto, es que Benito tiene un talento espectacular... Y está muy loco.

Y esa gente mola. Para cuando llegue ese día, intentaré tener un móvil mejor.

Mientras, él seguirá disfrazado de buzón y salvando al mundo en la oficina de Correos.

Sólo por él, he photoshopeado la foto de abajo. Porque el cine español -y quien dice cine, dice series, teatro y por qué no, unos brillantes informativos...- se ha olvidado algo... Como siempre.

Va por ti, Pocino.

37 grados y subiendo

Ayer fue una noche espectacular.
Sólo faltó que viniera mi amiga "La Chorla", pero no pudo.
Otro día os hablo de "La Chorla". Ahora, os cuento lo de anoche.

A eso de las 23 horas llegamos Marcos Mas -ver blog- y yo mismo a un sitio que acaban de abrir en Barcelona. Se llama 37 grados y teníamos actuación. Bueno, la actuación era de David Guapo y su colega Pedro Giménez -un loco espectacular- pero nosotros íbamos a salir un rato con ellos...

Yo llevaba un mes sin actuar, Marcos estaba cansado y Pedro estaba apostando por los cubatas.

Pero al final, salimos todos. Y hubo magia.

Salió un espectáculo perfecto. Básicamente, porque todos -público, currantes, nosotros...- nos lo pasamos de arte. Es una expresión muy de mi tierra: "de arte"... Sería como molt bé al cubo.

Pues eso: los lunes en el 37 grados, a partir de las 23 horas, noches de guasa y micrófono abierto. Historias, chistes, risas, canciones... Y todo por una entrada que se llama "gratis".

No cuento nada más que luego tó se sabe. Os dejo con la intriga esa que os reconcome...
Por allí nos vemos. Y el que viva lejos, que nos cuente qué tal.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Es hora de recapitular

Em... Hola.

Algunos ya lo habréis supuesto, pero por si acaso, despejaré las dudas antes de que os defraude... Pero tranquilos, eso es algo que me reservo para después. Lo que quiero dejar claro antes de nada es esto: "El hombre verde del este" no es mi nombre de verdad. Ya, puede llevar a engaño, pero no lo es. Es un nombre artístico... Y no sé vosotros, pero yo flipo con los nombres artísticos.

Un nombre artístico es algo que se pone la gente cuando piensa que su nombre real no atrae... Y hay nombres artísticos que están de puta madre. Por ejemplo... "Superman". Sí, Superman es un buen nombre porque impresiona, y encima, si vuelas, eres de Krypton y te da cosilla la kriptonita te va perfecto. Si cumples esas tres cosas, es el tuyo. Ahora, si lo que quieres es acojonar, ponte un nombre que no entienda nadie, como "Euríbor"… Es que ese da un miedo que te cagas: "¡¡Que sube el Euríbor!!" Y la gente: "¿¡Por dónde, por dónde!?" Y bueno, luego están los nombres que funcionan tan bien que permanecen, que se quedan siempre... como "Juan Carlos Primero de España". Lo que pasa es que yo creo que para ponerse ese nombre hay que ser un poco tonto...

Aunque os diré que “El hombre verde del este” no era mi primera opción. Qué va. Al principio, quería un nombre con fuerza, con mucha fuerza, y como vivo en Barcelona, rápidamente pensé en llamarme “El Increíble Hulk del Mediterráneo”. Pero luego se quedó en “El hombre verde del este” por un tema de derechos. En concreto uno: que iba derecho a la cárcel. Con lo de Hulk tuve suerte porque lo quité justo cuando se estaba enfadando… Y lo de “Mediterráneo” también tuve que dejarlo fuera. Un día me llamó Serrat y me dijo: “Tío, no puedes poner “Mediterráneo” en tu nombre artístico, es que es el título de una canción mía". Que yo le dije, “pero Joan Manuel, cómo que una canción tuya, tío... que es el mar”... Y me dijo: "pues es como el océano, pero más chico".

Y bueno, poco más... Aquí iré contando las cosas que me van pasando y otras que sencillamente entran en mi cabeza por sorpresa y sin avisar, aunque lo más seguro es que acabe centrándome en lo mejor que se me da en este mundo: las chicas... y, para ser más exacto: fracasar con ellas.

Y ya está por hoy... que empiece el viaje... seguro que, poco a poco, iréis descubriendo el fraude.

Bienvenidos seáis.