jueves, 18 de diciembre de 2008

Señales (III)

Hace unas semanas me ofrecieron un trabajo en Sevilla. No lo veía claro. Tengo varios proyectos en marcha y no sabía si lo mejor era comprometerme con otro en lugar de avanzar los propios. Igual lo dejaba para otro momento y así seguía centrado en mis cosas. Igual no. Igual me venía bien retomar el contacto con mi tierra. Igual cogerse un vuelo todas las semanas a Sevilla era demasiado. Pero el dinero siempre viene bien, claro. Aunque me iba a quitar tiempo. Y había conocido a los futuros compañeros y daban buen rollo... Ya en el coche, volviendo a Barcelona y hablando de esto con un amigo, la decisión apareció ante mis ojos:


Y en esas ando. Gracias, LedTrailer.

Concentración Imposible

Entre el curro a distancia, el guión de la peli, el de la otra peli, los cortos, otros proyectos y, sobre todo, mi nueva tele LCD gigante, me he dado cuenta de que empiezo a pasar demasiadas horas en casa. No sólo creo que estoy cogiendo algún kilo de más, sino que, para más inri (madre mía, esto sí que tenía ganas de escribirlo algún día, "para más inri") no acabo de concentrarme: chequeo el mail, miro el facebook, luego el mail, el facebook, el mail, el mail otra vez, el facebook, el mail... todo así, en un bucle infinito que no podría parar ni un hijo concebido por Hulk y Belén Esteban.

Así que esta mañana cogí la bici -así me muevo, ja ja ja, adiós para siempre, michelos- y decidí ir a la biblioteca pública más cercana para concentrarme. Gran idea: intentar concentrarme en un sitio repleto de libros, películas y veinteañeras... Justamente, las tres cosas que me llevaría a una isla desierta y a todas mis mudanzas.

Y claro, fracasé.

Tardé una hora en irme. En ese tiempo, fui dos veces al baño, pasé veinte minutos en Internet y ojeé por encima el Manual Merck de Veterinaria... la 5ª edición... y porque la 6ª estaba en préstamo.

Puta merda.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Bancotel

El otro día, descubrí que la ¡¡¡crisis!!! afecta a TODOS los bancos:

No llegué a esa conclusión por no ver a nadie sentado, sino por esto:

Al mendigo sólo le faltó añadir: "Exterior, luminoso... y amplio, amplísimo patio".

martes, 16 de diciembre de 2008

Palanquear, también

Tengo tele nueva y ya estoy tonteando con la TDT. El otro día encontré Telecinco 2 que, como buena secuela, incluye algún momento estelar entre horas de basura. De pronto, uno de esos momentos atravesó mis pupilas, saqué el móvil... y empecé a grabar. El resultado es un vídeo que incluye (por casualidad) lo que me ha parecido el mejor momento de la televisión en años.

La solución: minuto 1:40-1:45.

...y perdón por la calidad, el móvil hizo lo que pudo.

video


domingo, 14 de diciembre de 2008

Su plemento, gracias


Suelo leer con fruición (siempre quise escribir esto, "fruición") los artículos de Javier Marías en ese suplemento dominical con título de onomatopeya de abrir latas y botellas con mucho gas: "EPS".

En el último número, este señor -que ojo, alguien se dará cuenta un día, es una risa, un mepartolacaja, un gag con patas- agradecía a los lectores la avalancha de sugerencias sobre la comprayventa de máquinas de escribir antiguas y luego lamentaba haber tenido que utilizar un ordenador por un día. Justo después, decía esto:

"El ordenador ha vuelto a no gustarme, lo siento; pero ya que lo tenía en mis manos durante unos días, aproveché para navegar un poco por Internet, por primera vez en mi vida o casi.
(...)
Lo que más me ha desagradado, sin embargo, son los llamados blogs y foros por algunos de los cuales me he dado un paseo.
(...)
Debe de haber mucha gente solitaria, o que aguanta la soledad -ese gran bien- pésimamente. Pero lo que más me ha desagradado es el frecuente tono insultantre de los comentarios y el veneno que a menudo destilan. Amparados en el anonimato cobarde de los llamados nicks, no hay asunto que no les merezca a unos cuantos blogueros toda suerte de improperios. No veo que se discuta ni argumente apenas, sino que más bien se lanzan denuestos y groserías como en las tabernas más zafias. Hay en este mundo, o eso parece, una desproporcionada cantidad de odiadores, o llámenlos negativistas, resentidos, amargados, venados.
(...)
No sé, pero asomarse a esa inmensa taberna que son los blogs y foros de Internet, en España, le hace tener a uno la sensación de vivir en una región ocultamente furibunda, en la que más vale no entrar, si es posible".

(El País Semanal, Domingo 14 de diciembre de 2008, nº 1.681, p.118)

Ea. Dicho queda.

jueves, 4 de diciembre de 2008

La tapa verde del sur


Pastel de espinacas del Bar Eslava de Sevilla.

Tan verde como exquisita.

En sevillano, ehjkissa.

Relator, 37

He estado unos días en Sevilla. Mientras paseaba con una amiga por la calle Feria, vimos esto:

Por si no os queda claro: es una tienda que traslada su domicilio habitual. De la esquina donde se encuentra ahora pasa a estar en otro sitio, un poco más a la derecha (de ahí la flecha, que son unos avispados) y que, exactamente, se sitúa en el número 37 de la calle Relator. Parece fácil.

Pero no.

Se ve que los que pusieron este cartel no estaban muy seguros de que se entendiera claramente el mensaje y, sobre todo, de que el letrero se viera desde cualquier punto cardinal, e hicieron esto:

Y por si acaso alguien no terminaba de verlo, o pensando en que nuestro grado de visión sólo alcanza a ver lo que está JUSTO delante de nuestros ojos y no alrededor, llegaron hasta esto:

Teniendo en cuenta que este collage supone un excesivo gasto de papel, tiempo y celofán -que no es un hoolligan del papel celo, sino el celo en sí-, quisiera dar un consejo a estas extraordinarias mentes del márketing:

Amigos creadores de este asco con forma de esquina:

Ya que estábais, si lo que queríais era indicar con claridad donde estaba el nuevo establecimiento -una tienda que, mirando otra vez la la foto anterior y leyendo el letrero naranja de la derecha, intentaba dedicarse a lo contrario de esto, a la "Belleza"- podíais haber puesto un plano. Y listo.

Pero.

Si lo que realmente queríais era llamar la atención y que vuestro mensaje lo viera todo el mundo, sin importar sus dimensiones -de ahí, supongo, que haya carteles arriba, abajo, a los lados (para altos, bajos, seres con visión estroboscópica)- podíais haber ido un poco más lejos y aseguraros de que toda Sevilla iba a enterarse del traslado. Y para eso, había una manera más sencilla y no hacían falta 500 DIN A4. Con uno bien grande, era suficiente.

Y ya puestos, si queríais que no sólo Sevilla, sino cualquier ser vivo de esta y otra galaxia supiera que vuestra maravillosa tienda desconocida para la humanidad se trasladaba, haber hecho esto:

Y listo, cracks.

martes, 2 de diciembre de 2008

Señales (II)

Cerca de mi casa, hay una obra en cuya fachada (perdón por escribir palabras como "cuya" en un post) se puede ver esto:

Si nos fijamos, veremos que hay una señal arrancada (arriba, a la derecha). Que esto ya es raro. Antes se arrancaban las señales para, básicamente, putear. Tú ibas mamado, cogías una señal de "stop" y la ponías en medio de la calle sin pararte a pensar que luego te la ibas a comer tú mismo con tu coche. Pero no sé de qué puede servir una señal sin una base de hierro firme que corte la carretera, a no ser que seas idiota y estés de cumpleaños. Pero no es esto lo que llamó mi atención, sino otra imagen. La de al lado:

Algunos despistados como yo se habrán preguntado: ¡¿pero qué mierdas significa este señor sin ojos?! Pues bien. Esta señal que más tarde he podido descubrir en más solares, significa lo siguiente: "Prohibido el paso a todo el personal ajeno a esta obra". Que tú dices, vale, si leo lo que pone abajo (eso mismo) sí lo pillo. Pero si no me hubiera dado por leerlo, podría haber entendido perfectamente esto: "Prohibido llevar visera, enseñar una mano negra gigante y tener una boca ovalada donde caben dos penes".

Pero bueno, seamos sinceros. Es cierto que leí el texto y que eso ayudó a aclarar algunas dudas. Pero no contento del todo, seguí cavilando hasta llegar a esta conclusión que me convence más:

Amigos, esta señal va más allá de prohibir el paso a simples transeúntes. Esta señal tiene un fin humanitario. Este dibujo podría acabar de una vez por todas con una de las mayores desdichas del pueblo hispanohablante. Detrás de este trazo fino realizado en punta 0.2 se esconde una de las mentes creadoras más solidarias de este siglo... Sí... Se ve que en este solar ocurría algo que desde hace décadas todos sufrimos. En este lugar se mantenía vivo ese chiste rápido, indómito e inmortal que se nos quedó grabado en la infancia y que, aún hoy, no conseguimos quitarnos de encima. Ese chiste que sólo los niños, los bebés, los auténticos seres puros de este mundo, no han llegado a conocer aún. Y antes de que esa tradición siga expandiéndose y arruinando las mentes en las que se sustenta nuestro futuro, hay alguien que ha querido ponerle fin con esto. Y es que todavía existen millones de acres donde si un señor dice "son las cinco", "perdón, las seis y cinco" o "¿una lata pa los cinco?", otro responde "por el culo te la hinco". Y esto, por fin, se va a acabar.

Esta señal dice "Prohibido decir cinco".

Y a tomar por culo el premio.

Ya era hora.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Siempre que vuelves a casa hay bichos en la cocina

Ya he vuelto.

Llevo semanas sin escribir y podría inventarme alguna excusa, pero eso ya lo ha hecho el Capo aquí y la genialidad no se plagia, se difunde con un hipervínculo, que mola mucho, es gratis y encima tiñe las letras de azul, pero os daré una explicación sorprendente. En concreto, ésta: ¿¿¿¿¡¡¡¡!!!!????.

Y ahora, sigamos.

El otro día fui con varios colegas, R incluido, a comprar las entradas para AC RAYO DC. No soy muy fan de este grupo, pero sí lo soy de la opción "ir con colegas a un concierto de AC RAYO DC sobre todo si es en otra ciudad potencialmente destruible", así que nos dimos el madrugón para hacer cola. Bueno, se lo dio uno que llegó a las 7, y el resto nos pusimos a su lado a eso de las 10.

Esperando, vi este cartel:


Nunca he ido a una fiesta Erasmus, pero ya sé porque dicen que allí se liga mucho. Lo pone aquí:

Si os fijáis bien, en letras blancas, abajo, pone: "hasta las 23 horas sólo pueden entrar chicas con Martini gratis". Y luego: "a partir de las 23 pueden entrar los chicos". O sea, que cuando llegan los tíos las niñas se han puesto de Martini hasta las cejas, lo que implica que el primer punto de la fase ligue ("si no sabes qué decir, emborráchala") ya lo hace la fiesta por ti. Y gratis. Pero sigamos:

No dicen si les pondrán el capítulo piloto, el vigésimocuarto o la basura aquélla que rodaron en París, pero seguro que lo proyectan ANTES de que lleguen los chicos. Así que a las niñas, antes de que den las 23 horas, las ponen a beber Martini mientras ven desfilar a cuatro tías que sólo quieren ligar y follar. O sea, ficticias. No sé si funcionará, pero por si acaso, tienen más alicientes:


Se ve que la perífrasis "camareros erasmus" excita mucho si eres morena, tienes unas gafas rojas y te acabas de lavar los dientes (véase la imagen) pero resulta que, si hacemos otra lectura, se podría pensar que "camareros erasmus" es un mensaje en clave que sólo conocen los guiris y que significa "chicas cachondas", de ahí el collage que acompaña el rótulo y que parece haber sido mangado de algún álbum del facebook. Yo me quedo con esta tesis, que cuadra bastante con lo que venían anunciando las otras fotos, y que parece apuntar a dónde se dirige toda esta diatriba.
............................................
(gran palabra, "diatriba")
............................................
Pero sigamos un poco más. Todo el mundo sabe que las chicas siempre van con una amiga que suele joder la noche. Sí, es esa tía que provoca frases como: "me tengo que ir porque está mi amiga mala", "me tengo que ir porque mi amiga está enfadada" o "me tengo que ir porque mi amiga es mi amiga, tío, seguro que lo comprendes, tío". Y tú no lo comprendes... Hasta que llega un día que ves el cartel de una fiesta Erasmus y te da la solución. Porque si eres chica y vas a ir a la fiesta sola, y después de veintisiete martinis gratis, ver los fluidos chorreantes de Samantha apagando el humo de las alcantarillas de Nueva York y descubrir que los "camareros erasmus" son tías, después de todo eso, no conoces a ningún tío que te mole al entrar las bestias, tienes una solución. Porque la fiesta también te lleva esas amigas que te ayudan a escapar. Hasta ahora, los tíos no teníamos sus nombres. Eran desconocidas a las que te presentabas y nunca te quedabas con su nombre porque siempre estabas pensando en "la otra". Pero aquí las tenemos. Son éstas:

Sí, amigos, se las anuncian por si acaso. Por si acaso un holandés con la cara roja y con sombrero mexicano no es su tipo... que puede pasar, en la vida hay personas a las que no le va este perfil humano, es curioso. Y si eso ocurre, Gabriella Macaluso se pone a su lado y le da la escapatoria.

A mí me quedó claro y no fui. Además, nunca iría a un lugar con mujeres que se apelliden Claaben, Mulé, Macaluso o Sage... No sé, me da mal rollo.

Y dicho sea de paso, tampoco pillamos las entradas para AC RAYO DC. Bueno, sólo las consiguió el único que se las merecía: el que llegó a las 7. El resto nos quedamos sin ellas después de dos horas de espera, desde las 10 que abrió la tienda hasta las 12. Durante ese tiempo, nos dijeron que el sistema estaba bloqueado. Minutos más tarde, descubrimos que lo habían bloqueado los empleados de la Fnac, que estuvieron dos horas sacándose entradas para ellos... Y yo mirando cartelitos... olé sus huevos.